La primera frase


Aunque en un principio esta no era la primera intención de este blog, he creído oportuno darle cabida a algo que tiene un gran interés para mí y que por supuesto no se escapa para nada a la temática del sitio.

Cualquier lectura es siempre de agradecer: clásica, moderna, ligera, amateur… lo único importante son las historias, su calidad y el entretenimiento que nos otorgan. Y puesto que de historias va el asunto no puedo evitar nombrar lo importantes que son para mí los comienzos de las mismas.

Puede que parezca algo estúpido, superfluo incluso, pero la primera frase de una obra tiene una gran importancia. Nos dice mucho acerca del libro, del estilo, del autor y de todo lo que vendrá después. Además, para mí, decide si me interesa o no continuar leyendo en la mayoría de los casos.

Aunque quizás no sea la que más alerta de la continuación, ni la que más pistas da del conjunto de la historia, este es uno de mis comienzos favoritos:

“Un intenso olor a rosas llenaba el estudio y, cuando se levantó la leve brisa de estío entre los árboles del jardín, penetró por la ventana abierta el fuerte aroma de las lilas o el perfume, más delicado, del espino en flor.”
El retrato de Dorian Grey, Oscar Wilde.

Wilde consigue recrear una estancia sin necesidad de hablar de ella, hablando sólo de los aromas que llegan del exterior. Todo está en esa frase.

En ese primer momento, en ese acercamiento a una frase tan poética, uno se decide finalmente a leer la obra sabiendo que en su interior encontrará sin duda algo bueno.

¿Os parece a vosotros también una buena frase? ¿Os ha decidido alguna vez a leer algo esa primera oración?

Un beso.


PD: Pronto pondré alguna historia de las que estoy preparando, mientras tanto, he creído que el tema podría ser interesante.

4 comentarios:

  1. Me encanta como escribes y como te expresas!!! enganchas!!! puede sonar pelota pero es como un leve susurro...ains, me ha gustado este post...

    A mi me ha ocurrido pero al reves, es decir...saber que un libro no te va a gustar por la introduccion o por las primeras frases...

    Me gusta que el libro te transporte a la escena pero me agobia que el autor demasiados datos para que nos imaginemos lo que nos intenta transmitir.

    Uno de esos libros que me agobiaron y que intente terminar pero no pude, fue la Soledad de los numeros primos...

    Quizas debo de ser rarita en ese aspecto...pero tengo tanta imaginacion que no necesito tantisimos detalles porque me termina atrofiando el libro.

    : )

    Un besote guapa!!!!

    ResponderEliminar
  2. Me encanta que un libro comience con una buena frase. Es un buen comienzo.
    Es tan importante como el título.
    "Reflejada en el espejo" es un buen ejemplo. Una se acerca a tu blog con el ánimo de ir pasando las páginas.
    Feliz aventura! Te sigo ^_<

    ResponderEliminar
  3. Nukita, muchas gracias, de verdad.
    También es cierto que a veces en las primeras líneas también ves que algo no te va a gustar. Sin embargo, he preferido quedarme con lo bueno y todos los libros lo tienen, en algún lugar.

    En el caso de Wilde, y exceptuando un capítulo realmente tedioso en el que prácticamente solo describe objetos, no suele dar demasiados detalles. Por ejemplo, en ese principio me gustó como lleva a describir el lugar hablando del exterior y de los sonidos del mismo. Es algo que me pareció fascinante.
    A mi tampoco me agradan las descripciones demasiado concretas que no dan pie a la imaginación.

    No he leído la Soledad de los números primos, así que no puedo opinar, de todas maneras intentaré recordarlo (o más bien olvidarlo para no equivocarme).

    Kinina, también estoy de acuerdo en lo de los títulos, tanto que algunos no me llegan a llamar ni lo más mínimo la atención solo por el nombre.
    Me alegra que te guste el nombre, lo escogí con mucho cariño entre algunas otras ideas.

    Un beso y gracias por vuestros comentarios

    ResponderEliminar
  4. Anónimo7/9/12 20:30

    A mi las primeras frases también me parecen muy importantes, es como una carta de presentación, pero siempre me siento prejuiciosa cuando digo "no me va a gustar" pero no lo puedo remediar.
    Me pasó con Jane Austen y "Orgullo y Prejuicio" (precisamente, jeje) y su: "Es una verdad mundialmente reconocida que un hombre soltero, poseedor de una gran fortuna, necesita una esposa." Me lo acabé leyendo porque me lo pedían para la universidad pero... me siguió sin convencer.
    Lo mismo pasa con los títulos, son lo primero que vemos de los libros y si no nos atrae, se pasa al siguiente. No debería ser así, pero bueno.

    ResponderEliminar