Personajes

Una de las cosas que más me fascina de escribir, es crear personajes. Partir de cero y crear una persona nueva: su aspecto, su personalidad, su manera de hablar y de moverse. Muchas veces, antes incluso de tener historias que contar, tengo personajes que me fascinan. 

En ocasiones, cuando intento centrarme en alguno, escribo momentos. Pequeños trozos de sus vidas que los definen, para más tarde recordar a la perfección a qué me refería con todas aquellas cualidades que había enumerado.

Hoy quiero compartir uno de los "bocetos" para un personaje de la novela que estoy escribiendo (o más bien desescribiendo). Un personaje que me agrada y que es mucho más de lo que parece, al menos en mi mente.

"Estaba esperando apoyado en la pared con aire despreocupado. Su flequillo rubio casi le tapaba los ojos, mientras miraba la acera bajo sus pies. Nada importaba, todo iba bien, como siempre.
Metió las manos en sus bolsillos, rozando la calderilla que sonó levemente. Apenas cinco euros en monedas, eso era lo que tenía para toda la tarde. Suspiró. No quería pedir dinero prestado, haría lo que fuera para no gastar más que eso.
Sacó el móvil para comprobar la hora. Era tarde y ellos, por no variar, se retrasaban. Era igual, llegarían al fin y al cabo. No le preocupaba esperar. 
La verdad es que siempre parecía que todo le daba igual, que nada tenía importancia. Para todos era un pasota, no importaban las clases, los horarios, los problemas, las broncas... bueno, eso sí, un buen puñetazo a tiempo siempre le alegraba el día. Quien lo conocía sabía, que no era bueno meterse con él, le gustaba dar duro, sólo eso. Puede que en otra vida hubiera sido boxeador, eso al menos tranquilizaría a los que terminaban con un puño en la cara.
Las calles estaban vacías a esa hora del día. El sol estaba alto y la gente prefería descansar. Gracias a ello, pudo distinguir en la lejanía unas voces conocidas. Por fin se habían decidido a aparecer. 
Suspiró otra vez. Se separó de la pared como si fuera plastilina y hubiera dejado su huella allí. Tanteó de nuevo la calderilla y echó a andar hacia la esquina con los pies pateando el suelo.
Otra tarde más a los billares [...]"

Espero que os haya gustado, entretenido o, al menos, recordado a alguien. Dani os estaría agradecido por vuestras críticas hacia su persona. Yo también.

***Harta de no tener nada nuevo que mostrar he decidido revolver en mis escritos de nuevo. Las musas no se han pasado últimamente por aquí. Si lo hubiesen hecho me habrían pillado tecleando basura, pero tecleando al menos.

1 comentario:

  1. Anónimo7/9/12 20:20

    ¡Hola! Acabo de descubrir tu blog en VDP. Mi parte favorita de escribir también es crear personajes :) Mis 'momentos' se llaman 'escenas' jeje
    Pues a mi me ha parecido muy interesante de leer este personaje tuyo. A mi me ha recordado (quizás porque estoy obsesionada últimamente) a Rhage de la hermandad de la daga negra, por eso del flequillo rubio, de que le gusten las peleas y de que estuviese esperando a gente para ir a los billares jeje

    ResponderEliminar